domingo, 1 de octubre de 2017

Deterioro total de la Casa Prioral (VI)



Pasividad ante atropello cultural




Total deterioro de la Casa Prioral 
En primer lugar, hemos de aclarar que la Iglesia actual está asentada en el sitio del Monasterio primitivo. La historia de nuestro pueblo viene muy unida a este anterior monasterio. El Monasterio de San Román de Hornija, fue fundado en el siglo VII por San Fructuoso, gracias al mecenazgo del Rey Chindasvinto que lo manda construir como enterramiento de él y de su joven esposa, encomendando su custodia y culto a la orden de San Benito. A la sombra de este Monasterio, como ocurrió en muchos otros pueblos de la geografía española, fueron construyéndose casas como población de servicios de él, así como para labrar sus tierras. Posiblemente, llegaron gentes de otros asentamientos, como por ejemplo residentes de las cuevas no lejanas, hoy actuales bodegas. Creo que podíamos afirmar que San Román nace gracias a la idea de Chindasvinto de construir este Monasterio.

El Monasterio fue construido en el año 646, de estilo visigótico y posiblemente tenía planta de cruz latina. Según indica el monje Yepes en su Crónica de la Orden de San Benito, debió ser construido con gran riqueza, pues se edificó para enterrar en él a uno de los reyes godos más poderosos.

Dicho Monasterio fue saqueado y destruido por los árabes: Abderramán II en el año 826, y más tarde en el año 995 por Almanzor en sus correrías por Castilla.
Según el Códice Calixtino (ese famoso libro que es un auténtico tesoro y se encuentra en la Catedral de Santiago, de donde fue robado, hace aproximadamente 2 años,  por un sacristán y más tarde recuperado, dice:
“Luego, pues, devastando las tierras de España, llegó, sobre el año 992 a la villa que vulgarmente se llama Orniz en la que había una bellísima y muy buena Basílica de San Román con riquísimos paños y códice, cruces de plata y telas bordadas de oro. Y al llegar a ella el inicuo Almanzor robó cuanto en ella encontró y de igual suerte devastó la villa.

Años más tarde los mozárabes: que eran los cristianos que conservaban su religión cristiana, a pesar de vivir en territorio con dominación musulmana, repoblaron estas tierras y en el año 1030 volvieron a reconstruir una Iglesia en el solar del antiguo Monasterio destruido y saqueado, como anteriormente he dicho, por los árabes. Esa Iglesia era con planta de cruz griega y estilo mozárabe, reutilizando algunas columnas y capiteles antiguos y dotándolo de los bellos capiteles corintios que aún se conservan.

Finalmente, como consecuencia de un fuego ocurrido en el siglo XVIII queda destruido dicho templo, y en ese mismo siglo XVIII se construyó la iglesia actual. Es decir que el antiguo Monasterio de San Román de Hornija ha pasado por estas fases: Saqueo y destrucción en el siglo IX y X, reconstrucción mozárabe en el siglo XI, desaparición por fuego en el siglo XVIII y otra reconstrucción en el mismo siglo, quedando la Iglesia que hoy conocemos.

Durante toda ese tiempo hay algo anejo al Monasterio primitivo y es la casa Prioral, donde vivían los monjes desde su fundación hasta su marcha en el siglo XIX, como efecto de la “Desamortización de Mendizábal”. Allí quedaba una huella del antiguo Monasterio, que todos hemos conocido, con aquella balconada sujeta por 5 columnas con capiteles corintios de gran valor artístico. Hoy, para vergüenza de todos los sanromaniegos, prácticamente derruida. Es un auténtico patrimonio cultural de nuestro pueblo y el testimonio de nuestro origen y de nuestras raíces.

De nada ha servido aquel Decreto del Ministerio de Cultura del 11 de Marzo de 1999 en el que se declaró la iglesia de San Román de Hornija y el antiguo Monasterio adjunto “bienes de interés cultural”. Las autoridades se han inhibido en cuanto su restauración y los vecinos somos igualmente culpables por no reclamar ese patrimonio cultural y manifestarnos conformistas y pasivos ante tal atropello.

El pasado año, nos confirmó el Sr. Alcalde por teléfono que el Ayuntamiento había comprado dicha casa Prioral al anterior propietario, y así creímos que dicha desprivatización podía dar curso a una restauración de la estructura, fachada, balconada, mantenimiento de sus 5 columnas y sus correspondientes capiteles de considerable valor artístico. Dicha actitud y decisión de nuestra Corporación Municipal fue felicitada en este blog, en el artículo de 9 de Abril de 2016, con el título: “Adquisición de la Casa Prioral por el Ayuntamiento de San Román de Hornija”. Hoy, lejos de aquella felicitación, y ante el desamparo en que se encuentra dicho monumento, queremos dar "un tirón de orejas" a nuestro Ayuntamiento, entiéndase bajo un matiz de crítica constructiva, por las dos siguientes razones:

1ª No entendemos el secretismo de la Corporación Municipal de San Román, poco propio de estos tiempos, al no dar a conocer a la población dicha adquisición o compra. Creemos que algunos ayuntamientos del mundo rural siguen, desgraciadamente, anquilosados en el pasado, lejos de los de las grandes ciudades en los que participan más sus ciudadanos con asistencia a sus Plenos “públicos”, asambleas vecinales, así como la información que les facilita la prensa de proyectos, obras, presupuestos, gastos, etc. Los Ayuntamientos administran nuestros impuestos con el fin de darnos a los ciudadanos los mejores servicios, tanto materiales como culturales, que a la larga mejoren nuestra calidad de vida.

2ª Creo que nuestro Ayuntamiento no ha presentado un buen proyecto, por escrito, sobre la restauración de dicha Casa Prioral, dirigido a las autoridades culturales autonómicas correspondientes, reflejando en él la parte técnica a cargo del arquitecto municipal, así como los sentimientos de los sanromaniegos que, ante total derrumbe, hemos visto desaparecer nuestro patrimonio cultural y en definitiva nuestras raíces.

Podríamos aun estar a tiempo de evitar la total desaparición de lo que queda del anterior Monasterio de San Román de Hornija, de lo contrario todo desaparecerá. Basta recordar los siguientes expolios que ha sufrido dicho Monasterio, a través del tiempo:

-Hay capiteles y columnas del monasterio de  San Román en la Iglesia de Santo Tomás de Toro y en la parroquia de Morales del Vino…..

-El museo del Prado en Madrid, compró por 20.000 pesetas el retablo de la Iglesia de San Román.

-Otro retablo ha ido a parar a la Iglesia de la Huerta de Rey de Valladolid.

-¡Pobre Chindasvinto! ¡Pobre Reciberga! El sarcófago de piedra que hoy nos muestran en la iglesia, más parece un abrevadero comparado con el original: “Monumento majestuoso con cuernos en sus cuatro esquinas”, según nos dice la historia… Todo efecto de otro caso del eterno saqueo.

Por último, ante tal abandono nos preguntamos ¿Dónde terminarán  los cinco espléndidos capiteles del pórtico de la Casa Prioral? Lo que se presagiaba ha tenido que ocurrir, ese abandono denunciado desde este blog, en sendos artículos (Incluidos en la etiqueta o tema : Patrimonio) y publicados en las siguientes fechas: 25 de Enero de 2009, 14 de Octubre de 2010, 10 de Septiembre de 2012, 6 de Diciembre de 2014 y 9 de Abril de 2016, traerá consigo su total derrumbamiento y la desaparición total del único vestigio patrimonial y cultural de nuestro pueblo.           


¿Quién es culpable de esta situación? Yo diría que todos: autoridades, así como también vecinos que manifestamos una total pasividad al no reivindicar tal agravio histórico, patrimonial y cultural.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario