lunes, 6 de febrero de 2017

Los Recuerdos


Los recuerdos, clave de este blog


Nuestro blog: “San Román de Hornija en el tiempo” trata de establecer nexo o  conexión del pasado con el presente a través de testimonios, unas veces orales y otras veces escritos, aunque  siempre tales testimonios se basan en el “recuerdo” que une el pasado con el presente. Este el motivo principal del estudio que hoy realizamos sobre “los recuerdos”. Los recuerdos no son la clave para el pasado, sino para el futuro.
Recuerdos son las imágenes o conjunto de hechos o situaciones pasadas que quedan en la mente. Un recuerdo es la memoria que se hace de algo que ya ha pasado o de lo que ya se habló. El recuerdo, por lo tanto, está asociado a una función cerebral (que resulta de las conexiones sinápticas entre las neuronas) y una facultad psíquica (la capacidad para retener el pasado).
Gracias a la capacidad para contemplar el pasado, el ser humano está en condiciones de planificar el futuro. Los recuerdos pueden estar vinculados a la memoria a corto plazo o a la memoria a largo plazo.
Cuando una persona tiene problemas para conservar los recuerdos, se dice que sufre de alteraciones en la memoria. La ausencia de recuerdos, ya sea temporal, permanente, parcial o total, recibe el nombre de “amnesia”.
De la misma manera, no podemos pasar por alto otra enfermedad que está muy asociada a los recuerdos. Se trata del “Alzheimer”, una patología neurodegenerativa que hace que las personas que la padecen vayan perdiendo la memoria, debido a que las células nerviosas se van muriendo y, por tanto, se produce lo que sería la atrofia de determinadas partes del cerebro. Así, quienes tienen esta enfermedad no consiguen recordar cosas de su vida, no son capaces de reconocer a sus familiares, se encuentran con el hecho de que no saben realizar tareas del día a día que antes de estar enfermos sí hacían. Podíamos decir que esta es la peor enfermedad de los mayores.
El ser humano, desde que cumple los 3 primeros años va grabando o recopilando las imágenes o hechos (recuerdos) que le proporciona el entorno donde vive; de 1 a 3 años graba imágenes muy difusas que pertenecen a la etapa llamada “amnesia infantil”. Al parecer los recuerdos más persistentes no son los producidos hace menos tiempo, sino los vividos con mayor intensidad emocional. Los acontecimientos emocionalmente perturbadores como un accidente, una agresión o la muerte de un ser querido se imprimen en la memoria con un impacto superior a la de hechos cotidianos.
Los recuerdos pueden ser buenos o malos. La vida del ser humano encierra momentos no deseados pero que irremediablemente tienen que existir, como el fallecimiento de un familiar, momentos que podíamos encuadrarlo dentro de malos recuerdos, aunque entrañables recuerdos; otras veces disfrutamos momentos de felicidad que enmarcamos dentro de los buenos recuerdos, ejemplo: el día de nuestra boda, el nacimiento de un hijo, etc. En una palabra que no podemos evadirnos de los malos recuerdos que nos impactan y sellan nuestra personalidad, Si el hombre sólo tuviera buenos recuerdos gozaría de una felicidad absoluta y eso es imposible.
Otras veces nuestros comportamientos o actitudes realizados con ligereza nos han traído, como consecuencia, malos recuerdos de los que no podemos evadirnos y que quisiéramos olvidar. ¿Quién no tiene, a su pesar, como imperfectos que somos, malos recuerdos de aquellas actitudes o comportamientos que nunca debimos realizar y que siempre hemos lamentado que ocurrieran? Sin embargo, tales fracasos, nos han servido para rectificar y no volver a caer en dichos errores. A veces, nos acordamos de una mala experiencia y a pesar de ello recordamos también la parte buena y minimizamos los malos momentos. Nuestro cerebro intenta protegernos para que seamos más felices. La naturaleza es sabia.
El recuerdo, es la capacidad del ser humano para contemplar el pasado. Los recuerdos que provocaron alguna emoción influyen en la personalidad y perduran nítidamente en nuestra memoria durante mucho más tiempo. Por eso son las emociones las que estructuran nuestra memoria, seleccionando recuerdos y dándoles forma.
Los recuerdos no solo surgen en el presente, sino que también son vividos en él. En el momento que aparece un recuerdo, ya no existe en el pasado, sino que se convierte en una parte de nuestras vivencias actuales. El recuerdo es el lugar en el que se encuentran el pasado y el presente.
Si se borraran los recuerdos de nuestra vida, perderíamos una gran parte de lo que somos, y al fin y al cabo, es más importante que el lugar donde estamos, el camino que recorrimos para llegar. “El recuerdo en todo ser humano es su literatura privada”

Este blog, San Román de Hornija en el tiempo, como reza en nuestros objetivos situados en la cabecera de la página de inicio: “Trata de recopilar vivencias, cultura y anécdotas relacionadas con nuestro pueblo”. En esta recopilación un factor muy influyente es el recuerdo del ser humano Todos sabemos que muchos recuerdos de nuestros mayores, ya fallecidos, y relacionados con nuestro pueblo, fueron llevados con ellos a su tumba provocando su total desaparición y olvido; es por lo que siempre me he ofrecido a dejar constancia en este blog, “de todos”, del que me considero un moderador o gestor, de tales vivencias o hechos antes que se pierdan. Sigo ofertando y animando, como muchas veces lo he hecho, toda colaboración para la consecución de los objetivos ya mencionados. Este blog está al alcance de todos para su lectura o impresión a papel de toda la información que se ha publicado hasta ahora en sus 86 artículos de contenido, al día de hoy. Sé que hay gente de nuestro pueblo, a las que respeto, poseedores de vivencias y recuerdos relacionados con nuestro pueblo, que prefieren no compartirlas con los demás. Desde aquí les vuelvo a animar y pedir colaboración por el bien de la historia de nuestro pueblo. Dichas historia, así como las vivencias, estamos obligados a transmitirlas, con los mejores recuerdos, a futuras generaciones. 

Algunas frases sobre el recuerdo:
-Nuestros recuerdos nos dan voz y dan testimonio de la historia, para que otros puedan aprender. Por lo que podrían celebrar nuestros triunfos y estar alerta de nuestros fracasos.
-Puedes cerrar los ojos a la realidad pero no a los recuerdos.
-El ayer no es más que el recuerdo de hoy, y el mañana es el sueño de hoy.
-No recordamos días, recordamos momentos.
-La peor parte de mantener recuerdos no es el dolor. Es su soledad. Los recuerdos necesitan ser compartidos.
-Nuestro espíritu es más fuerte que nuestra memoria.
 -Los recuerdos, incluso los amargos, son mejor que nada.
-Recordar es sencillo. Olvidar es duro.
-Cuando todo está perdido, aún queda el recuerdo.
-La experiencia enseña que incluso los recuerdos más preciados se desvanecen con el tiempo.
-No somos más que la acumulación de nuestros recuerdos..
-Cuando se hace el recuerdo, el olvido puede comenzar.
-Hay muchas personas que confunden su imaginación con su recuerdo.
-Los recuerdos son las únicas cosas que nos atan al pasado.
-Lo único peor que los malos recuerdos es no tener recuerdos.
-La gratitud es cuando el recuerdo se almacena en el corazón y no en la mente.
-Ama, vive y construye recuerdos.
-A veces las cosas que recordamos son más reales que las que vemos.
-Nada está perdido mientras lo recordamos.
-Si no tienes buenos o malos recuerdos es porque no estás viviendo la vida.
-No importa lo que ocurra, algunos recuerdos no pueden ser reemplazados.
-Las cosas terminan, pero las memorias duran para siempre.
-Vivir es obstinarse en cumplir un recuerdo.
-Una canción, miles de recuerdos.
-Mantén todos los recuerdos especiales para los tiempos de vida por venir. Comparte estos recuerdos con otros para inspirar esperanza y construir desde el pasado, lo que puede tender un puente hacia el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario