domingo, 9 de octubre de 2016

Retablo del arzobispo don Sancho de Rojas - 2


Investigando en hemerotecas


Ya en febrero de 2009 inserté en este blog un primer artículo sobre este retablo llamado.“Retablo del arzobispo don Sancho de Rojas”, en la actualidad expuesto en el Museo del Prado. Dicho retablo se encontraba en nuestro pueblo, casi olvidado, desde el año 1537 en el altar del antiguo cementerio, hoy parque infantil, hasta que reconociendo su gran valor artístico fue restaurado y trasladado al Museo del Prado de Madrid el año 1929. La estancia en nuestro pueblo del citado retablo fue de 479 años en aquel humilde altar. Posiblemente este retablo estuvo enclavado en la actual iglesia, pero dado los avatares y expolios a que fue sometida ésta se decidiera su traslado al cementerio. Toda esta relación del citado retablo con nuestro pueblo es lo que me mueve a seguir hablando sobre él, recopilando notas e imágenes cuya procedencias son las hemerotecas de prensa escrita.
El año 1964 la revista semanal “Blanco y Negro”, hoy desaparecida y perteneciente a la editorial del semanario ABC, realizó un reportaje sobre este retablo cuyos textos e imágenes de algunas tablas publico a continuación:      




El llamado «Retablo del arzobispo don Sancho de Rojas», obra anónima del primer cuarto del  del siglo XV, se conserva en la sala L (planta baja) del Museo del Prado. Fue adquirido a la parroquia de San Román de la Hornija (Valladolid) en 1929. Anteriormente este retablo perteneció a San Benito el Real, de Valladolid, y fue sustituido en el siglo XVI por la más famosa obra de Berruguete. Don Sancho de Rojas fue primero obispo de Palencia y llegó al arzobispado de Toledo en 1415. Murió en 1422.

CATEQUESIS DE LOS OJOS
HUBO un tiempo en que pocos hombres sabían leer y era necesario que la catequesis, la enseñanza, fuera para los ojos. Hoy, cuando casi todos leen, debe seguir siendo importante, prima­ria, esa catequesis del mirar. Delante de Cristo, de su pasión,
hay que mirar y no leer, que la fe es mirada y no lectura. De la gran época de fe escogemos algunas tablas de este retablo anónimo, un retablo que, como tantos, hacía catequesis resumiendo la vida del Señor. Ahora cubrimos con velo lo que podría ser gozo, para mirar solamente lo que debemos mirar con dolor. Esta pintura, del primer cuarto del siglo XV, hereda de la Edad Media la ingenuidad, el realismo, y tiene algo de la nueva en su hermosa técnica: ambas cosas unidas nos dan esa solemnidad del dolor, ese dolor hecho culto, liturgia, que tanto necesitamos para estos días. Vamos a seguirlo.



La Pasión - 1




Ecce-Homo





La Flagelación







 Jesús con la Cruz a cuestas



La Pasión - 2





 La Crucifixión







El santo entierro




La quinta angustia



La Ascensión