domingo, 19 de enero de 2014

HISTORIA DE LA LÍNEA DE FERROCARRIL MEDINA-ZAMORA




El ferrocarril en nuestro pueblo


Nos desborda una gran nostalgia recordar esta línea que pasaba por la estación de nuestro pueblo. Ya publicamos otro artículo sobre nuestra vieja estación, hoy derruida. Aquella estación era el icono del transporte de nuestro pueblo en aquella época, que nos acercaba a otras tierras y nuevos horizontes, ya que era quizás el único medio de comunicación de entonces. Encerraba muchos sentimientos para los sanromaniegos: tristeza en los adioses de aquellos emigrantes que anhelaban un mejor futuro, aunque incierto, en otras tierras; y por el contrario alegrías en las llegadas de nuestros familiares. Dicha línea, fruto de la aparición del automóvil, dejó su carácter regional de otros tiempos y las estaciones de los pequeños pueblos que comunicaba pasaron de apeaderos hasta su total  desaparición. Ahora siguen pasando trenes, que no paran en las estaciones de dichos pueblos, más modernos y con un carácter y fisonomía de comunicación y transporte más nacional: unen radialmente Madrid con Galicia.       
Nos imaginamos la reacción de nuestros antepasados ante el proyecto de construcción de la línea Medina-Zamora, viendo atravesar sus tranquilos campos una máquina de hierro que emitía humo y hasta chispas. El ferrocarril en sus comienzos tuvo detractores en todos los lugares, existía el temor del atropello de los animales domésticos, así como la propagación del fuego a sus mieses y como fruto de la ignorancia se llegó a decir que era algo antinatural, que corrompía la moral de las comunidades tradicionales y que el humo que expulsaba el ferrocarril asolaría los campos y mataría a los pájaros. Además se afirmaba que la gente podría morir asfixiada si viajaba a velocidades superiores a 32 kilómetros por hora y que el humo podía ocasionar bronquitis.
Hoy nos limitaremos a hablar del proyecto de la construcción de nuestra línea allá por 1864.

Su construcción:

El tramo de Medina del Campo a Zamora fue subastado y adjudicado a una sociedad de capital español que comienza su construcción de manera inmediata.
Surge así la Compañía de Medina del Campo a Zamora, cuyo primer tramo fue el que unía dicha ciudad vallisoletana con Nava del Rey, inaugurado el 3 de junio de 1863. Su inauguración fue motivo de grandes fiestas y entre los personajes ilustres que asistieron figuraba el catedrático y político Claudio Moyano, natural de Zamora, a la que representó en Cortes varias veces, además de desempeñar el cargo de ministro de Fomento. Precisamente fue este zamorano el encargado de pronunciar el discurso inaugural, en el que ya aparece la idea de prolongar el ferrocarril hasta Vigo.
Esta idea era, en realidad, la aspiración de quienes construyeron la línea, que pensaban en ella como camino directo a Galicia, pasando por Orense y llegando hasta el puerto atlántico de Vigo, con las posibilidades económicas derivadas de tal trazado.
Aun así, prosigue la construcción de los tramos que unen Medina con Zamora, hasta inaugurar el segundo tramo, que finalizaba en Toro, a primeros de mayo de 1864, y llegar hasta el último, de Toro a Zamora, inaugurado el 28 de mayo de 1864.


La Explanación:
Desde Medina del Campo a Nava del Rey, las obras de explanación estaban reducidas a ligeros movimientos de tierra, en los 46 kilómetros del primer tramo a Nava del Rey.
Entre los 10 km. que median entre Nava y el paso de la carretera de Salamanca, el terreno se presenta algo más accidentado por lo que se produjeron mayores movimientos de tierra, rondando cotas máximas de 4 a 5 metros.
El tramo de 6 kilómetros entre la carretera de Salamanca y el río Travancos es de mayor importancia, principalmente el terraplén inmediato al puente, que tiene una longitud de 700 metros y una altura máxima de 12 metros.
Desde el río Travancos hasta el cruce del Duero y la llegada a Toro el movimiento de tierras vuelve a ser mínimo, pero la dificultad se presenta al cruzar unos terrenos pantanosos, conocidos con el nombre de Villaveza, que fue necesario sanear practicando zanjas de desagüe, de las cuales la más larga es de 11 kilómetros. 
La histórica ciudad de Toro domina el cauce del Duero a 90 metros de desnivel, donde está situada la estación, a 58 kilómetros de Medina del Campo.
A la salida de la estación de Toro había 3 túneles proyectados por las dificultades del terreno, pero los continuos desprendimientos obligaron a hacer una trinchera a cielo abierto.
Los peligrosos resbalamientos de las capas arcillosas de Fresno de la Ribera obligaron a hacer un estudio de variación del trazado en una gran extensión, pasando por encima del pueblo y ejecutando importantes desmontes y un terraplén de 600 metros de longitud y 13 metros de altura; de este modo, también se salvaba el arroyo Fresno, afluente del Duero.
Desde aquí hasta Zamora se discurre por terrenos llanos y despejados.
La mayor pendiente de la línea es de 9 milésimas en la bajada de Travancos y la de Fresno. Los radios de curvas son mayores de mil metros, salvo en el terraplén de Fresno, que es de 500 metros, y en la entrada a Medina del Campo, que se reduce a 350 metros.

Obras de fábrica:

Puente Zapardiel: Situado a la salida de la estación de Medina del Campo se encuentra el río Zapardiel sobre el que se colocó un puente de celosía de 35 metros de luz sobre estribos de fábrica de ladrillo y remates de sillería. Hoy día se ha sustituido por uno de obra en Agosto de 1973.
Paso superior de la N-VI: Construido con 7 metros de ancho, los que tiene la calzada.

Puente Travancos: Se instaló un puente de celosía, de 35 metros de longitud y una altura de 11 metros sobre el nivel del río, apoyado sobre estribos de sillería. Hoy día también este puente ha sido reemplazado por uno de obra.

Puente sobre el Duero: Este puente estaba situado frente a Castronuño y fue construido en 5 tramos de celosía, de los cuales los 3 del centro tienen 46,80 metros y 39,60 los laterales. Actualmente salva el Embalse de San José un nuevo puente que reemplaza el descrito.
Puentes sobre afluentes: varios puentes de menor importancia se erigieron para cruzar el río Hornija y el arroyo Bajoz en San Román de Hornija, para los que se utilizaron vigas de palastro de 10 m. de luz apoyadas sobre estribos de sillarejo con ángulos de sillería.

Estaciones:
Las estaciones de esta línea eran 11:

Estación
Fotografías
Kilómetro
Medina del Campo
  

0
Villaverde de Medina
Derruida
10.104
Nava del Rey

16.143
Pollos

27.092
Castronuño


38.816
San Román de la Hornija

48.750
Toro

57.457
Monte la Reina

68.042




Fresno de la Ribera





73.210
 

 Coreses





78726

Zamora (antigua)

 89799


 La de Medina del Campo, núcleo importante y el primero de esta línea, había sido edificada por la empresa Norte, por lo que su arquitectura difiere del resto. Por otra parte, la estación término, Zamora, al ser también un enclave importante, gozaba de unas amplias instalaciones y un edificio de gran tamaño, que además contaba con marquesina metálica.

Entre estas dos ciudades “mayores” la línea presenta otros tipos de estación, cuyo tamaño venía dado por la situación de la población en que se ubicaba, así, entre Zamora y Medina se encuentra la estación de Toro; a continuación, y con menor importancia, estarían las de Nava del Rey, Pollos, Castronuño, Monte la Reina o Coreses; y, finalmente en los últimos años, habría tres pequeños apeaderos, los de Villaverde, San Román de Hornija y Fresno de la Ribera.

Algunas imágenes de obras de fábrica en su recorrido:














 Paisaje de vías

            



Obras en dicha línea 




Puente sobre el Zapardiel en Medina del Campo




Puente sobre el río Travancos en Pollos

Antiguo puente sobre el río Duero en Castronuño

Puente actual sobre río Duero,
a raiz de la inauguración del pantano de Castronuño


 Puente sobre el Hornija en San Román


 Puente sobre el río Bajoz en San Román


Puente de Hierro en Toro





 He podido adquirir, a través de documentación antigua de rutas ferroviarias de RENFE, la ruta MADRID - LA CORUÑA e inversa que pasaba en otros tiempos por nuestra estación de San Román de Hornija, nuestro pueblo, así como los horarios respectivos. Lo inserto con gran nostalgia al recordar otros tiempos.  
  
 




                      







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada