sábado, 20 de diciembre de 2014


LA NAVIDAD de 2014


La ilusión de la Navidad


Querámoslo o no, la Navidad ya está de nuevo con nosotros. Este blog: “San Román de Hornija en el tiempo” se deja también atrapar por ese encantador espíritu de estas fechas.

La palabra Navidad etimológicamente significa nacimiento, para los que somos cristianos conmemoramos la venida del Mesías, hombre revolucionario en la época que le tocó vivir, que traía con su estilo de vida nuevas formas y valores humanos, entre los que destacaba el amor a los demás. 

 La Navidad es un momento de familia, paz, amor, diversión y, sobre todo, de ilusión. Ilusión de los más pequeños de la casa por ese momento. Como recuerdo la forma de celebrar la Navidad cuando yo era un niño. Toda la familia en Nochebuena reunida alrededor de aquella lumbre, con más leña al fuego que otros días ya que la velada de esa noche se prolongaría algo más, cantando algún villancico y escuchando alguna anécdota de nuestros abuelos. Todo era sencillo, lejos del consumismo actual, algo de turrón y algún fruto seco, pero los niños respirábamos en esa noche, larga para nosotros, una ilusión especial.

Actualmente vivimos la Navidad bajo un prisma excesivamente consumista y se dirige nuestra sociedad por malos derroteros. Hemos perdido un poco el horizonte de nuestra vida, ahora consideramos como principal premisa de vida “el dinero” y nos movemos a su alrededor con ese nuevo estilo de vida de todo por aquél. Todos sabemos que el dinero es necesario para hacer frente a todas nuestras necesidades, que no son pocas en época de crisis, pero nos referimos a ese afán de algunos por enriquecerse fácilmente. Estos comportamientos crean una dependencia hacia el dinero, que los individuos que lo sufren no se sacian nunca y en consecuencia se convierten en infelices y esclavos de él, olvidándose de otros valores más humanos: dignidad, solidaridad, respeto, amistad etc.

Ese problema de apego al dinero y al enriquecimiento fácil lo hemos detectado este año y a gran escala en algunos políticos, que en vez de tratar de conseguir, mediante las instituciones, una mejor calidad de vida del resto de sus conciudadanos, consideran la política como una forma de enriquecerse ellos a través de la corrupción.

Creo que las causas habría que buscarlas en una sociedad que ensalza, admira y hasta idolatra al que es capaz de enriquecerse en poco tiempo. Algunos veces por su buena aptitud para los negocios, pero generalmente, y casi siempre, por medios poco lícitos.

Así mismo creo que los roles y objetivos de la educación en escuelas y universidades están fallando y había que revisarlos. La educación debe aprovechar las dotaciones de cada individuo para conseguir un ciudadano feliz, que este satisfecho y realizado con lo que haga, es decir una educación para la felicidad, impulsando en los individuos un espíritu ciudadano de solidaridad hacia los demás, dentro del puesto de trabajo que tengan en esta sociedad.

Con estas reflexiones os deseo: Paz y Amor en esta Navidad y que el próximo 2015 seamos todos un poco más felices.

jueves, 6 de noviembre de 2014

El Monasterio de San Román de Hornija y la desamortización de Mendizábal (IV)


La Desamortización de Mendizábal

Durante el siglo XIX, de 1836 a 1851, hubo un decreto del gobierno de aquella época, que influyo considerablemente en España y en nuestro pueblo, a través de los restos del antiguo Monasterio benedictino de San Román de Hornija, lo que hoy llamamos Casa Prioral y en todas las posesiones rústicas que dichos benedictinos tenían en el término municipal. Este fenómeno político se conoce con el nombre de la “Desamortización de Mendizábal” y por su influencia en nuestro pueblo nos anima a tratarlo en el presente artículo. 

¿Quién era Mendizábal?


Juan Álvarez Mendizábal nació en Chiclana (Cádiz) en 1790, muriendo en Madrid en 1853. Proveniente de la burguesía y político del partido Liberal, fue proveedor del ejército de Fernando VII para recuperar las colonias españolas en América y fue uno de los conspiradores que junto al General Riego, obligó al rey a firmar la Constitución de 1812.                                                   
En 1812, al restablecerse en España el Absolutismo, se exilió a Inglaterra, donde amasó una gran fortuna. Sus pretensiones políticas impulsó a los liberales a encauzarle en la revolución de 1835, entregándole María Cristina de Borbón, reina regente, el cargo de Ministro de Hacienda y Primer Ministro entre los años 1835 y 1836.
Pero Juan Álvarez pasa a la historia de España por su archiconocida desamortización de Mendizábal, llevada a cabo en 1836 e inspirada en la Revolución Francesa. Su objetivo fue dinamizar la economía agrícola del país, desposeyendo de sus pertenencias a las órdenes religiosas, con el propósito de reducir la deuda pública y proporcionar al Estado medios económicos con los que financiar la guerra civil contra los carlistas.
Aunque su programa no se pudo completar gracias a la desconfianza de la reina regente Isabel II, que le llevó en 1836 a la dimisión. Volvió a ocupar dicho ministerio de Hacienda en el año 1843, extendiendo su desamortización al clero secular y decretando la extinción del diezmo eclesiástico.
Tras la toma del poder por sus adversarios moderados, se exilió en 1844-1847. Luego regresó a España y ejerció hasta su muerte como diputado progresista. 

¿En qué consistía la desamortización de Mendizábal? 

Se trataba de un proceso de nacionalización de los bienes del clero regular para venderlos en pública subasta; aquella medida, inspirada por la Revolución francesa, tenía por objeto dinamizar la economía agrícola del país sacando al mercado libre el ingente patrimonio inmobiliario acumulado por las órdenes religiosas, formando además con sus compradores una clase media dispuesta a apoyar el régimen liberal y la causa de Isabel II; al mismo tiempo, la operación tenía por objeto proporcionar al Estado medios económicos para reducir la agobiante deuda pública que acusaba el empobrecimiento de las arcas de la corona, por la pérdida de las colonias americanas y por la finalización de la 1ª guerra Carlista.
La desamortización eclesiástica fue una medida que tomaron varios gobiernos liberales del siglo XIX para liberar tierras y edificios que se encontraban en manos de la Iglesia Católica. Estas acciones consistían en expropiar, nacionalizar y finalmente, venderlas a particulares.
Las ideas principales de la desamortización de Mendizábal que figuran en el texto del decreto eran tres:
Los Motivos: económicos para disminuir la Deuda Pública y sociales para pasar bienes del estado a manos privadas que estimularían la agricultura y comercio de la zona.
Los Bienes: que pone en venta son instituciones religiosas suprimidas en los decretos del año 1835 como Inquisición, Compañía de Jesús y monasterios de menos de 12 religiosos.
La Protección: por parte del Estado de instalaciones de gran valor artístico o histórico. 

La desamortización de Mendizábal en San Román de Hornija:


Desde la muerte de Almanzor en el año 1.002, hasta la desamortización de Mendizábal (Periodo comprendido entre el 1843 hasta el 1851), el Monasterio de San Román de Hornija, nuestro pueblo, llevó una vida tranquila, regido por los benedictinos que en número aproximado de 6, vivían en la casita contigua a la Iglesia llamada “Casa Prioral”, cuya balconada está actualmente en ruinas. Poseían aparte del monasterio y terrenos anejos, propiedades rústicas en arrendamiento, así como bodegas etc. Percibían diezmos que había establecido el estado.
Al  llegar la Desamortización de Mendizábal, todas sus posesiones pasaron a manos privadas, incluida la Casa Prioral. Lamentablemente esas posesiones no pudieron pasar a los que trabajaban dichas tierras a cambio de una renta anual, por dos motivos: el primero, de tipo económico, no podían hacer frente a dicha puja o subasta y el segundo, de tipo cultural, su incultura les hacía ajenos a toda la información del proceso que conllevaba esa desamortización.
Creemos que los restos del Monasterio de San Román y sus propiedades rústicas anejas, bodegas etc. serían sacadas a puja de subasta en los primeros años de la desamortización, dado que cumplía los requisitos del decreto: Monasterio de menos de 12 religiosos. Las propiedades del Monasterio de San Román fueron adquiridas principalmente por la familia “Requejo” que residía en Zamora. Los mayores aun recordamos la existencia de un balcón con celosía, que permitía, desde la Casa Prioral, participar de modo privado en el culto que se realizaba en el templo, pero esa “servidumbre”, adquirida por los dueños de la Casa Prioral, fue dejada sin vigencia a raíz de las obras llevadas a cabo en la iglesia en los años 60. Actualmente, dichas familias han vendido todas esas propiedades, procedentes de la desamortización a vecinos de San Román.  
Como anécdota me cuenta Enrique Mora, descendiente de la familia de los Requejos, que había oído a sus antepasados que el Requejo que compró el Monasterio (a través de un hombre “de paja” o “testaferro” que fue excomulgado por venganza de la iglesia) era el abuelo de su abuela Pilar Requejo y de su prima Isabel Requejo casada más tarde con un “Radillo” 

Conclusiones sobre la Desamortización:


La vida monástica en España quedó extinguida durante un importante lapso de tiempo en 1835, cuando la Desamortización liberal del ministro Juan Álvarez Mendizábal clausuró los monasterios de monjes, así como todas las demás casas de comunidades religiosas masculinas, incautándose de sus bienes, y -por lo mal que se efectuó- no sirvió para resarcir unas arcas del Estado que atravesaban una situación muy difícil. Además, la vida de numerosos campesinos y otros trabajadores vinculados a estos centros se empobreció, pues sus condiciones laborales empeoraron notablemente con los nuevos propietarios, a la vez que muchos pobres vieron desaparecer las obras de asistencia social que venían atendiendo sus necesidades, sin que paralelamente surgiera por parte del Estado algo que supliera esa tarea. Y todo ello, por supuesto, sumado al enorme daño que ocasionó para el patrimonio artístico y cultural español. Sirva de ejemplo la Casa Prioral y sus anejos de nuestro pueblo, que ha ido pasando desde la desamortización por manos privadas y así se encuentra en la actualidad, como lo corrobora la imagen de la parte inferior, en total ruina la parte más artística del antiguo Monasterio. De nada ha servido aquel Decreto del Ministerio de Cultura 49/1999 de 11 de Marzo, en el que se declaró la Iglesia de San Román de Hornija y el antiguo Monasterio adjunto “bienes de interés cultural”
La medida más eficaz, en cuanto al celo de su buena conservación, hubiera sido desprivatizar dicha Casa Prioral, habiéndose hecho cargo de ella el municipio, empleándola para actividades culturales o sociales, o bien la Consejería de Cultura de Castilla y León como protectora del Patrimonio de esta Comunidad.




jueves, 2 de octubre de 2014

Relaciones de carreras de Cintas y Gallos (5)





Carnaval de los años: 1961 y 1962


Ya hacía algunos veranos que Luis Prieto Gago se ofrecía a mandarme sus relaciones de los años 1961 “cintas” y 1962 “gallos”, pero ya que "nunca es tarde si la actitud es buena", este verano se presentó en mi casa con ambas para su publicación en internet a través de mi blog, lo que le agradezco; así mismo es de valorar, que después de 53 años que han transcurrido, las recuerde y según me consta aun las memoriza. Creo que las personas desapareceremos pero nuestras obras o actitudes perdurarán; así ocurrirá con lo que se publica en los caminos de internet, sigue allí mientras quien lo publica no decida quitarlo. Como no es mi intención hacerlo, seguirán navegando esas vivencias, en este caso “relaciones”, para que otras generaciones las lean y nos tengan en sus recuerdos, a la vez que interpreten esa cultura popular que tuvo San Román de Hornija, nuestro pueblo, en aquellas fiestas tan celebradas del Carnaval, hoy en decadencia.

Creo que estas “relaciones” de Luis serían de las últimas que se realizaron, dada la triste desaparición y extinción, por aquellas fechas en nuestro pueblo, de tales fiestas. La “relación” era una forma de comunicar algo en público, en términos más o menos poéticos, dentro de aquellos días misteriosos, mágicos y fantásticos del Carnaval.

Me confirma que se las hizo el maestro: D. Laurentino Asensio.

  

             Relación de “Carrera de Cintas” declamada 
          por Luis Prieto Gago el año 1961:

Respetable concurrencia
de damas y caballeros,
igual que mis compañeros
con vuestra grata presencia
quiero haceros los honores
con mi animado relato.

Anhelando que este rato
compense los sinsabores,
que nos depara a menudo,
nuestra existencia engañosa.

Más antes de cualquier cosa
recibir mi fiel saludo,
para empezar enseguida
con mi jovial redacción,
donde tendréis ocasión de apreciar
 que aunque la vida sea penosa, batallar.

Será amena si se toma
nunca en serio sino a broma
con ansias de disfrutar.

Para ver si os hago luz,
de cuanto digo por muestra,
va a salir a la palestra
la adorada juventud.

Edad feliz, que se pasa enredada
en amoríos que son serios desvaríos,
propicios para la guasa.

En nuestra vida anhelante,
desde que el mundo fue mundo,
no hubo sueño más profundo
ni quizá más importante
como el sueño del amor.

Porque en él cualquier persona
a la vez que se ilusiona
se abriga con el temor
de que el destino se juega
desde que empieza a vivir
hasta que pueda decir:
¡Ya está el gato en la talega!

Esto, a mi juicio señores
puede ser lo más ingrato
de ver encerrado al gato
en un talego de amores.

Pues el que más presumiera
de mejor tender el lazo
puede llevarse el planchazo
cayendo en la ratonera.

Así vemos que ilusorio,
hay galán que sonriente
se presenta ante la gente
cual si fuera Juan Tenorio.

Como gallo de espolones
presume de sus conquistas,
de que tiene mucha vista
para romper corazones.

Decidido y sin rival,
a todas las enamora;
pero llegada la hora
cargó con un carcamal.

Hay galán que más ladino
va extremando sus finezas
para halagar a bellezas
que no valen un comino.

Para atrapar al amor
suele ser muy delicado
porque las cree un dechado
de hermosura y de candor.

Pero al final la hermosura
se viste los pantalones
y todas las atenciones
y delicada finura
la ha de tener que emplear
atizando los pucheros,
o con gestos placenteros
sabiendo al bebe arrollar.

Otros hay en un portento,
parecen para el placer
y el hablar a una mujer
les produce azoramiento.

Con su temor escondido
sólo están a la que salta
porque al finan nunca falta
un roto para un descosido.

Pero también hay valientes
que sienten como infalibles,
la mujer es intangible
y así busca inocentes.

Y con acento sincero
un tierno corazoncito
donde tengan el prurito
de ser el amor primero.

Escogidos en su busca
sin admitir tolerancia
no pierden la vigilancia,
mas la suerte les escusa
quebrando sus ilusiones.

Y como al fin no han hallado
mujer que nadie ha tocado
se conservan solterones.

Muchachos, sin un recelo
veis un futuro que enoja,
voy a volveros la hoja
para que halléis el consuelo
de ver que también las damas
pasan amargos sudores
cuando acaban sus amores
en un fin que les escama.

Si es que existe algún galán
que a un Tenorio da un traspiés,
también se halla alguna Inés
que es burlada por su Juan.

Si vuestra delicadeza
se transforma en cocinero
o en excelente niñero,
que piense con la cabeza
quien por gusto esto critica,
que hay mujer tan agobiante
que halló un marido galante
que a veces me la abanica.

Entre un roto y descosido
la cosa se me da igual,
ni son tal para cual
no sé quién habrá perdido.

Y tocando a los solteros
que se metieron en años
sin hallar sus apaños
no os asustéis caballeros,
que hay mujeres con encantos
que estarán muy pesarosas
de quedar por orgullosas
para siempre a vestir santos.

A pesar de este diseño
de tan grotesco color
seguirá siendo el amor
un profundo sueño.

Porque también es verdad
que el amor es una fuente
donde sacia mucha gente
su sed de felicidad.

Ya no quiero más cansarles,
respetable concurrencia,
por eso en mi conferencia
poniendo punto y aparte
mis palabras encamino
por otra senda distinta
ya que viendo esas cintas
de colorido tan fino,
que asomando del cajón
la destino a mi pareja
si es que la suerte me deja
que la saque en mi punzón.

Tan pulido y tan brillante
donde os pienso yo hacer ver
que adornado he de tener
por esa cinta ondulante.


Como en ella estoy pensando
recibir mi despedida
mientras recojo la brida
para salir galopando.


 
Relación de “Carrera de gallos” declamada
 por Luis Prieto Gago el año 1962

Respetable concurrencia
de caballeros y damas,
nuevamente entre vosotros
en esta tarde galana.
         
                                        Igual que el año pasado                                        
venimos la misma panda,
mas, distintas intenciones
serán las que hogaño traman,
menos vistosas por cierto
pero tienen mejor traza.

Porque son más positivas
que donde cintas colgaban,
humillados ahora cuelgan
gallos de cresta encarnada,
para ser apuntillados
y recrear nuestra panza.

Por ser ley en estas fiestas,
antes de dar la estocada,
al pollo alborotador
les dirijo amena charla.

Que empiezo por un saludo,
como persona educada,
para el público que escucha
con atención mis palabras.

Con mi breve introducción,
ya os haréis idea clara
de que me gusta la cena
que nuestra fiesta prepara.

Pero eso es para después
cuando ya esté bien guisado,
que entre tanto lo cocinan
me gustan más las chavalas,
si estas son de quince a veinte
y de añadido son guapas.

Me gustan las salerosas
que saben lucir con gracia
los encantos de su cuerpo,
la sonrisa de su cara.

La hermosura de sus ojos
y la profunda mirada
que brotando de sus ojos
en nuestros ojos se clavan.

Tienen olor a romero
y destinan con fragancia
la esencia de su cariño
que abre sueños de esperanza.

Todo es sal en su figura
y por eso son saladas,
resultando apetitosas
como sabrosas viandas.

Me gustan las que son picantes
cual guindilla colorada,
porque me saben llevar
tan cosidito a su falda,
que si las pierdes de vista
las añoras con nostalgia.

Con sus vivos movimientos
con sus festivas andanzas,
y con su ingenua picardía,
cómo quieran bien te atrapan.

Mas se saben esquivar
de los hombres con tal maña,
que aunque suele parecer
en cualquier sitio las hallas,
cual anhelante las buscas
no eres capaz de encontrarlas.

Pero este juego atrayente
precisamente es la salsa,
que aderezando su amor
como un picor que embriaga
para lograr su conquista
estimula nuestras ansias.

Son igual que la pimienta
que aunque pica no es amarga,
su amor es como el vino,
que con deleite se escancia.

Me gustan las que son dulces
como si fuera melaza,
las que suelen parecer
azucarillo en el agua,
ya que al hablar se diluye
la dulzura de sus almas
de sus melosas palabras.

Las que son panal de amor,
las que al mirar tanto agradan
porque la piel de sus ojos
se paladea al mirarlas.

Las que son fruta en sazón
como jugosa manzana,
su boca de caramelo,
su cariño mermelada.
Siendo en conjunto un bombón
de esos que nunca empalagan

Me gustan las que son tiernas
pero no las que son rancias,
aquellas que son jamonas
tampoco se me atragantan
y también las que son finas
a mi paladar le agradan.

En fin, que me gustan todas
estén gordas o sean flacas,
Igual me da que sean rubias
morenas o castañas.
Todas son un manjar
de apetecible sustancia.

Mas no quiero ser ansioso
y aunque todas me entusiasman
con una estaré conforme,
pues solo con una basta.

Y ésta tendrá, si Dios quiere
sobre todas estas gracias,
la gracia que más anhelo,
la cualidad más preciada
de una mujer para el hombre
que de veras ha de amarla,
la cualidad más valiosa
por ser la que más ensalza,
la gracia de saber ser:
buena mujer de su casa.

Dejaré ya a las mocitas
y a las ricas ensaimadas
que con ellas he formado,
para sacar de la vaina
este acero reluciente,
que lleva el nombre de espada,
para enfrentarme a ese pollo
que espera con poca calma
la fatídica puntilla,
que a su cresta colorada
venga a dar en el suelo
cuando a mi me dé la gana.

Pues para ti ya ha llegado
esta hora desdichada
de morir entre la gente
que ver tu sangre reclama.

Cambiarás de domicilio
porque hoy tendrás por morada
un corral o una cuadra
en lugar de gallinero
donde estés acobardado.

Una cazuela muy ancha
y allí con tus compañeros,
una vez hechos tajadas,
nos servirás de banquete
por eso tu vida acaba.

viernes, 30 de mayo de 2014

“El toro del cajón” en San Román de Hornija




OPINIÓN…OPINIÓN…OPINIÓN…OPINIÓN..















El pasado 3 de Mayo estuve en mi pueblo. Desconocía que ese día se celebraba un festejo taurino y me alegró asistir. Es tanta la afición que tenemos todos los sanromaniegos, entre los cuales me incluyo, que ya no podemos esperar a satisfacer dicha afición a las fiestas patronales de nuestra Señora y San Roque,  ahora en el mes de Mayo evocamos otra vez la fiesta del toro y todo lo que conlleva. Lo hacemos con el nombre de: “El toro cajón”.  Se trata de soltar uno o más toros transportados en cajones y generar un encierro por un recinto del pueblo.

Dicho festejo resultó, aparte de novedoso, muy vistoso y concurrido por muchos forasteros de pueblos próximos. Se hablaba de que ese día nos visitaron cerca de 1300 personas, apenas había sitio para aparcar en las calles del pueblo.

El citado festejo fue totalmente gratuito. Desconozco, aunque intuyo quien lo pagó. Sospecho que tal vez fuera el Ayuntamiento, que representa a todos los vecinos del pueblo; en una palabra lo pagamos todos.   

Hay algunas razones positivas sobre la celebración de dicho festejo. La primera sería: los mejores beneficios de caja que obtuvieron los bares de nuestro pueblo ese día. Otra sería, como ya he dicho, esa satisfacción e ilusión que nos reconforta a todos, dada nuestra idiosincrasia en todo lo relacionado con el mundo taurino, y por último, un poco de jactancia o forma de alardear, de que San Román ofrece gratis y de modo altruista, a los  pueblos vecinos, un espectáculo tan peculiar.

Sin embargo, podíamos encontrar algunas razones que influyeran en su no celebración. Por supuesto, todas serían de índole económico; es decir, que podríamos con el presupuesto de este festejo (permisos, toros, instalación de vallas recinto etc.) solventar otras necesidades, no para disfrute de 2 ó 3 horas de un determinado día de Mayo,  sino que aportasen mejoras a nuestro pueblo, procurando una mejor calidad de vida de nuestros convecinos para todo el año. Véase: tratamiento para la mejora en calidad del agua potable, mejor alumbrado público, reparación de algunas calles, encauzar el proyecto de mantenimiento y restauración de la Casa Prioral: último vestigio cultural de aquel antiguo Monasterio, en cuya sombra se originó nuestro pueblo, etc.
Ya a través de este blog hemos denunciado la precaria situación de la citada Casa Prioral del antiguo Mon

asterio de San Román: balconada derrumbada totalmente, la desaparición de un valioso capitel y por sorpresa, en la madrugada del día 4 de Mayo, encontramos derruida y rota una columna. Ante la negligencia y apatía de autoridades municipales y autonómicas, alguien parece interesado en que desaparezca cualquier manifestación de nuestro pobre Patrimonio.   

Sería muy importante consultar la opinión de todos los sanromaniegos sobre este festejo, y que ellos sopesasen lo positivo o negativo de su celebración. Del resultado de dicho plebiscito decidir su próxima celebración en años sucesivos, siempre acatando la opinión de la mayoría.

Creo no molestar con esta reflexión a ninguno de nuestros paisanos. Opinar sin ofender a nadie es uno de nuestros objetivos y que siempre tratamos de proyectar en este blog.


Alfio Seco Mozo