jueves, 16 de diciembre de 2010

Ha fallecido nuestro primo y amigo Ángel Seco del Palacio

Hemos perdido a Ángel, buen primo y amigo


Después de soportar con paciencia y resignación cristiana una grave y penosa enfermedad, se nos ha ido mi primo y amigo Ángel el día 30 de


Noviembre. Doy testimonio, lejos de los tópicos que se emplean en estos casos, de que Ángel era un hombre bueno, afable, familiar, trabajador y muy sensible a todo lo referente a sus raíces, como quedaba demostrado en sus escapadas a su pueblo: San Román. En cualquier hueco que hacía en su trabajo acudía a él, especialmente a las bodegas, a su bodega que con tanta ilusión restauró. Era para él todo el entorno de las bodegas un paraje encantador y privilegiado. Venía, sólo o acompañado, para llevar su vino que tanto ponderaba entre amigos y clientes. El vino se lo elaboraba algún primo o amigo del pueblo, pero natural y elaborado a la vieja usanza. Otro objetivo de sus visitas era para reconfortarse e identificarse con la soledad y tranquilidad que le inspiraba dicho paraje. Estas visitas esporádicas, como el decía, le cargaban las pilas para poder soportar la actividad febril de Madrid, su lugar de residencia.


                            (En su bodega)



Su vida:

Nace en 1945, el mayor de tres hermanos. Siguiendo la tradición familiar «tenía dos generaciones de tíos curas» es enviado al Seminario Menor de Valladolid. Allí, después de una estancia de 5 años, se da cuenta que no es aquella su vocación y sale del Seminario. Dicha salida no rompe, como ocurre en otros casos, con todo lo relativo a la Iglesia, muy al contrario sigue hasta el final de sus días muy integrado en su parroquia de Madrid.

A raíz de su cambio de vocación, toda su familia deja San Román, marchando a Madrid a la búsqueda de nuevos horizontes, especialmente para él y para sus dos hermanas. En sus primeros trabajos en Madrid ya se afianza en él una vocación dirigida a la publicidad comercial. Sus comienzos se dirigen principalmente a la venta de todo lo relativo a cartelería comercial. A base de esfuerzo va creando más mercado y como consecuencia más afluencia de ventas, por lo que decide comprar un local y crear su propia empresa: “Hornija”
(Su afición al teatro)
A pesar de las muchas horas que dedica a su empresa, aún le queda algo de tiempo para su afición teatral. Acompañado de sus hijas, forma parte de un grupo de aficionados al teatro de su parroquia: “San Jenaro”. Llegan a representar diversas obras, quedando reflejado en ellas las grandes actitudes teatrales de Ángel. Hace unos años apareció por San Román un autocar, con Ángel, su grupo de teatro y familiares allegados a estos. Ángel, un poco antes de llegar al pueblo, se viste de juglar y con buen humor les deleita con la historia de San Román. ¡Claro está! pasaron todos un buen día en las bodegas. Esta vivencia, así como el nombre comercial de su empresa, nos sigue demostrando su amor a San Román y sus raíces,
Por último, como ejemplo de generosidad y amor a los demás, según él lo tenía dispuesto, nada más morir su cuerpo fue recogido por una institución científica que investigará su enfermedad, tratando de conseguir que otros tengan mejor suerte que él.
Desde este blog nos unimos en el dolor a su esposa Albertina, hijas (Alicia, Laura, Almudena y Ana) y a sus hermanas: Juani y Conchi. Vuestro esposo, padre, hermano y primo ha sido un hombre sencillo, pero sus grandes
cualidades humanas dejan una huella difícil de olvidar.


Ángel ¡Hasta siempre!

2 comentarios:

  1. Fue una persona sencilla y buena. De los que se echan en falta. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Le conocia es verdad todo lo que dices de el y mas.
    Descasa en el lugar que Jesús te habia preparado y pide por la Parroquia de San Jenro, tenemos tus recuerdos y yo siempre que entro en la iglesia me acuerdo de ti Angel, por que veo tus obras

    ResponderEliminar